Es la naturaleza de todos los seres vivos crecer, pero ese es un viaje en el que nuestros preciados objetos no nos acompañan: la ropa nos queda chica, los juguetes se rompen y las cunas quedan olvidadas; y aunque normalmente podemos heredarlos a futuras generaciones de niños, no siempre tenemos esa posibilidad, entonces ¿qué podemos hacer con ese viejo armatoste que en algún momento albergo a nuestro recién nacido durante sus sueños? Con un poco de ingenio, las herramientas adecuadas y el tiempo libre podemos convertir las cunas en hermosos muebles para adornar el hogar, por ejemplo la cuna de hoy podría ser el área de trabajo del niño en un mañana.

Para hacerlo necesitamos una cuna de hierro o madera a la que se le pueda remover las rejas de un lado, un tablero de partículas y un poco de pintura de pizarra. El proceso es sencillo, se remueven las rejas de un lado, la base donde va el colchón es remplazada por un tablero de partículas del tamaño justo, este a su vez es pintado con la pintura de pizarra brindando una superficie ideal para que los niños coloreen con tiza.

Leer noticia completa »


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan