Dar una segunda oportunidad a determinados objetos o muebles puede ofrecer muy buenos resultados a nivel decorativo. Un buen ejemplo de lo que digo es este que te quiero mostrar:

Se trata, tal y como puedes ver, de convertir la cuna en un bonito, amplio y muy original escritorio o espacio de trabajo. Un espacio de trabajo que, por su amplitud, resulta muy cómodo para los niños aún cuando lo utilice más de uno.
Leer noticia completa »


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan