Una de las cosas que más les gusta a los niños es sentirse mayores, y ¿qué mejor que hacerlos sentir así a la hora de ir al baño? El problema es que la mayoría de nuestros lavabos no están pensados para pequeños, pues están hechos a nuestra medida, por lo tanto, se hace necesario adaptar de alguna manera el baño para que nuestro hijo pueda ir solo. Esto le estimulará y lo ayudará a crecer más independiente y seguro.

Un simple elevador puede servir para que el pequeño llegue correctamente al lavabo y pueda lavarse las manos o los dientes con total comodidad, abriendo el grifo el solo sin necesitar de nuestra ayuda. Subirse ya es toda una aventura y seguro que le encantará. Este podría ser el primer pequeño cambio para lograr un baño a su medida.

Leer noticia completa »


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan