El requerimiento más importante para pintar un mural infantil es entusiasmo y resistencia, pues pintarás un área de grandes proporciones, pero la recompensa bien vale el esfuerzo: los murales decorativos para habitaciones infantiles son una de las formas más creativas de decorar una habitación infantil. Si nunca has pintado un mural, no te preocupes, aquí te daremos algunos consejos para que plasmes una obra de arte.

Preparar la superficie: Limpia con cuidado la pared a pintar, remueve todo rastro de polvo y grasa y deja secar. Considera aplicar una capa de pintura blanca o más clara sobre la pared, sobre todo si utilizarás muchos tonos y variaciones en tu mural.

Transfiere el diseño: Una vez esté lista la superficie, es hora de plasmar el boceto del diseño. Con un lápiz suave marca el diseño sin mayor detalle en la pared. Trata de no hacer líneas muy oscuras que sean difíciles de cubrir luego. Trabaja con escalas: puedes cuadricular tu dibujo con cuadrados de 2×2 cm, por ejemplo, y hacer la misma cantidad de cuadros en la pared, pero aumentando su tamaño, digamos a 20x20cm. utilizando la cuadrícula como guía, transfiere el diseño a la pared.

Pinta: Necesitas escoger el tipo de pintura adecuada al espacio. Si el mural recibe luz directa del sol, necesitarás pintura que no se decolore con los rayos solares. La pintura acrílica es ideal, pero puede resultar muy costosa, así que lo más recomendable es utilizar pintura al agua común y corriente y hacer algunos detalles con acrílico. Busca pinturas lavables, de buena calidad y acabado mate.

Recuerda los detalles: aléjate de cuando en cuando para revisar cómo va tu obra desde esa perspectiva. Usa buenas brochas y pinceles para un mejor acabado.

Imágenes: Wallquotes

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan