La habitación infantil se puede convertir en el espacio más colorido, alegre y divertido de la casa. Sin embargo, a pesar de ello, no todo vale, los expertos aseguran que no todos los colores son aptos para decorar una habitación de niños debido al gran poder que poseen los colores para alterar el estado de ánimo, unas veces de forma positiva y otras de forma negativa.

A la hora de decorar un dormitorio infantil, los colores más recurrentes son el azul y el rosa. Rosa para ellas y azul para ellos. Hoy vamos a analizar las ventajas que ofrecen estos dos colores aplicados en la decoración infantil.

El color azul es un color que tiene un gran poder.

Se trata de un color relajante, tranquilizador y que transmite serenidad, por lo que contribuye a conciliar el sueño e invita al descanso.
Los expertos en cromoterapia incluso aseguran que se trata de un color que disminuye las pulsaciones, baja la presión sanguínea y ayuda a suavizar los dolores de cabeza y trastornos estomacales.

El color rosa es un color asociado a la feminidad.

Se trata de un color con un gran poder calmante. Además, invita al optimismo y es capaz de suavizar el carácter potenciando la dulzura y la delicadeza.

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan