Cuando decores la habitación de un niño con asma y/o alergias, debes recordar que su espacio es importante, pues deben ser capaces de relajarse y disfrutar su habitación sin que su condición les represente un problema. Hoy te daremos unos cuantos consejos para lograr un balance perfecto entre comodidad y funcionabilidad.

La primera cosa que hay que hacer es deshacerse de las alfombras y cortinas pesadas, lo que minimizará la acumulación del polvo. Los techos, pisos y paredes deben ser de texturas suaves, sin muchas molduras y fáciles de lavar, que soporten ser limpiadas con agua y jabón para evitar el uso de químicos que puedan dejar su aroma impregnado. Decora las paredes con vinilos decorativos o murales, pues las pinturas y cuadros suelen acumular polvo.

Cualquier tapete debe ser más bien liso, de algodón y fácil de lavar. Del mismo modo, el mobiliario puede ser de madera con acabado natural para evitar limpiadores químicos. Las ventanas pueden cubrirse o bien con pequeñas persianas fáciles de limpiar o con cortinas ligeras de algodón, al igual que la ropa de cama, que debería ser 100% algodón. Cubre las almohadas y colchón con fundas especializadas anti-ácaros. Se consiguen en casi todos los almacenes y son buena opción, pues es posible removerlas para lavarlas. Piensa en instalar un deshumificador y/o purificador de aire para las épocas más húmedas.

En cuanto a los juguetes, guárdalos en una caja cerrada y evita los muñecos de felpa, busca materiales antialérgicos y de dimensiones reducidas, que puedan meterse en la lavadora para evitar los ácaros.

Imágenes: KidsRoom

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan