Hacer que dos niños compartan una habitación es casi la declaración de guerra. Conflictos por conquista del espacio disponible, defensa indiscutible de privacidad y territorio personal, peleas por estilo decorativo y un sin fin de rencillas parecen ser inevitables, sin embargo con una distribución inteligente del espacio podrás evitar la mayoría de ellas. Aquí te daremos consejos para diseñar una habitación compartida libre de conflictos.

Habla con los niños: pregunta a cada uno sus preferencias, sus colores favoritos, consúltales e involúcrales en el proceso decorativo.

No dividas: muchos padres crean soluciones drásticas, dividiendo la habitación físicamente con páneles o similares, con lo que crean espacios reducidos y asfixiantes. Trata de mantener la habitación unificada, pero crea áreas pequeñas para cada niño. Utiliza el color para distinguir los espacios. Utiliza colores básicos y neutros para la decoración principal y agrega toques del color preferido de cada niño en su espacio.

Permite la expresión individual de cada niño: detalles, dibujos, pinturas juguetes, coleccionables, cualquier cosa que pueda aportar el niño para la decoración es importante, pues afirma su personalidad e individualidad.

Separa el espacio de estudio: Tener un pequeño escritorio o mesa cerca a la cama, con una lámpara puede brindar la sensación de individualidad, así como también el espacio necesario para concentrarse y trabajar.

Mantén el orden: crea rutinas de limpieza que permitan mantener la habitación ordenada y despejada. De este modo evitarás conflictos de invasión de espacio. Para ello, proporcionales suficiente espacio de almacenamiento, adecuado a sus necesidades y suficiente para ambos.

Imágenes: Rangkep

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan