Compartir una habitación es una experiencia fantástica para los pequeños, pues se crea entre ambos un lazo indestructible que se alimenta cada noche de conversaciones, risas y juegos; además la presencia de su hermano les hace sentirse reconfortados y seguros durante la noche. Si la falta de habitaciones y espacio obliga a que dos de tus pequeños compartan su espacio, no te preocupes pues no sólo es una vivencia enriquecedora sino que con un poco de creatividad podrás crear fantásticas habitaciones compartidas para bebés.

En estas habitaciones hay una cosa en común, que puedes aprovechar para tus espacios: la simetría. Al tener que situar dos cunas, trata de hacerlo una junto a la otra, pues la posición simétrica de los muebles y la decoración dota de un equilibrio y armonía instantáneo a la habitación. Sin embargo, esto no es ninguna regla. Puedes acomodar los muebles de la forma en que puedas aprovechar mejor el espacio. Por ejemplo, en caso de que la habitación sea estrecha, mantén las dos cunas separadas utilizando un mueble largo que les provea de suficiente espacio de almacenaje.

Otro punto en común es la iluminación y la decoración neutral: una habitación infantil bien ventilada y correctamente iluminada es ideal para el desarrollo sano de los pequeños. Del mismo modo, si mantienes un tono sobrio en las paredes y pisos, con acentos de color centrados en cortinas, alfombras y objetos decorativos, podrás cambiar las cunas por sus primeras camas, y listo! Tendrás una habitación adecuada para niños más grandecitos.

Imágenes: Bable

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan