Hay muchas niñas y adolescentes que se decantan por los colores lilas o morados. Los dormitorios decorados en estos colores acostumbran a ser elegantes, sobrios y llenos de encanto. Pueden combinar tanto con muebles modernos como clásicos.

Aquí se juega con el contraste de las paredes, las que se han pintado en un solo color lila y una sola pared rayada en dos tonalidades. Una manera elegante de romper con las paredes del mismo color. Estos contrastes gustan mucho. Lo mismo ocurre cuando se pinta la habitación en dos tonalidades distintas, un lila fuerte y cargado de energía y otro más pálido de descanso. Los muebles mixtos de madera y lacados en colores que incorporan algún detalle lila ayudan a armonizar el conjunto sin cargarlo. También quedan bien cuando se combinan muebles de color lila distinto al de las paredes.

En algunos casos queda muy bien añadir un color distinto que rompa con la armonía del lila, aquí lo han conseguido con el verde pistacho de las flores de la ropa de cama y con la caja de color verde rana de la estantería. Estos elementos dan brillo y color a la habitación.

En la foto superior podéis ver cómo van muy bien los muebles blancos en una habitación lila. El toque de color viene de la ropa de cama, además de las paredes, y el detalle de la silla. Todo un estilo de sencillez y buen gusto.

Sin duda la combinación de lilas y morados es la fuerza y vitalidad de esta habitación, prueba de ello es que no necesita dar color a las paredes, con el blanco es suficiente. Sin embargo, podéis atreveros con una cortina en morado o si queréis añadirle más personalidad pintad una pared y el techo lila.

Fotos: Decoración interiores, Mujer activa, Vulka

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan