Decorar una habitación infantil es muy sencillo, si sabes qué aspectos primordiales debes tener en cuenta. Antes de lanzarte a la aventura de transformar la habitación de tu bebé en la de un niño ya crecidito, puedes considerar algunas de estas ideas para decorar la habitación de los pequeños sin mayor complicación.

Paredes: A los niños les gustan los colores y los patrones, y los estampados que se repiten son agradables a la vista. Estos dos conceptos se pueden incorporar en el diseño de la habitación de un niño. Las paredes pueden ser pintadas en dos colores contrastantes, incluso en rayas verticales. Asegúrate de que los colores se complementan entre sí y que éstos no son demasiado fuertes o estimulantes. Suaves tonos pastel son ideales.

Crea la ilusión de espacio: las habitaciones infantiles son típicamente más pequeñas. Sin embargo, todavía debería haber una sensación de espacio. Una manera de hacer que una habitación pequeña parezca más grande es pintar las paredes de los extremos de un color diferente al de las paredes laterales. Esto hace que la habitación parezca más grande. Las grandes ventanas y luces estratégicamente colocadas pueden contribuir a un ambiente aireado y luminoso que puede ser una zona de juegos ideal.

Concéntrate en el área de dormir: la cama es la pieza principal de los muebles de la habitación. Es el lugar donde duerme el niño, e incluso juega. La organización de una cama para hacerla cómoda es importante, por lo que las sábanas y almohadas suaves son necesarias, además son un medio sencillo de cambiar el aspecto de una habitación a medida que el niño crece y cambia sus gustos, pues puedes utilizar lencería con colores atractivos, diseños de personajes de dibujos animados o lo que prefiera tu pequeño.

Almacenamiento: los niños adoran tener cientos de juguetes, por lo que necesitas un lugar para mantenerlos ordenados. Unos estantes atornillados a las paredes son funcionales y decorativos. Cestas y zonas ocultas de almacenamiento también son excelentes opciones. Los cajones debajo de la cama y cajones debajo de las mesas son buenas maneras de utilizar el espacio.

Arte: los dibujos y pinturas realizados por los dedos del niño se puede utilizar para decorar su habitación. Exhibe el arte hecho por tu Picasso en ciernes, aquí puedes encontrar algunas opciones interesantes. Para un efecto más agradable estéticamente, cuelga los dibujos que tengan colores que coincidan con la ropa de cama.


La habitación debe crecer con tu niño: si la decoración es demasiado infantil, adornada con muebles demasiado pequeños o un mural para bebé, es probable que necesites redecorar después de unos pocos años. Los niños crecen y maduran con rapidez, pero sería bueno si algún aspecto de su dormitorio permanece intacto durante su infancia, para crear un sentido de continuidad y pertenencia. Por ejemplo, una silla cómoda, un objeto decorativo o incluso, un dibujo enmarcado.

Imágenes: EbabeeHousetohome, Countryliving, Apartmenttherapy

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan