Hace unos días les hicimos un recuento de los colores más populares en la decoración infantil y la forma de combinarlos. Hoy seguimos con esa misma intención: ayudarles a sacar el mejor partido a los colores escogidos por sus hijos, utilizándolos para potenciar el espacio y la estética en las habitaciones infantiles.

Naranja: el naranja es un excelente color para esos niños que atraviesan la preadolescencia. Es un color divertido y que funciona perfectamente para niños y niñas. Para esos chicos en transición, puedes combinarlo con blanco, gris y negro; pues de este modo equilibrarán la fuerza del tono y dará un look un poco más “serio” pero no por ello aburrido. Otro tono con el cual pueden contrastarlo es azul, para una decoración un poco más arriesgada.

Amarillo: este es un color fantástico para los chicos, sin importar su género. Es posible conseguirlo en muchísimos tonos, por lo que será sencillo proporcionar un look más sólido o suave, según la personalidad de su dueño. Puedes combinarlo con azul y otros tonos neutros, o también con verde o violeta, para obtener una habitación más alegre.

Multicolor: enfrentémoslo, a veces los niños no tienen un color preferido, sino dos o tres. Colocarlos de forma indiscriminada puede resultar abrumador, por lo que combinarlos en forma de bloques definidos en compañía de tonos neutros ayudará a crear un ambiente divertido, pero que a la vez sea relajante y ordenado.

Imágenes: Houzz

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan