Como por arte de magia, los niños comienzan a acumular libros y juguetes que requieren una solución de almacenamiento que no sea una caja de juguetes o en el suelo. Unas cuantas repisas y librerías infantiles  proporcionarán una solución. No basta con colocar muebles pensados para adultos, pues por su tamaño y disposición, es mejor contar con estanterías diseñadas especialmente o que puedan hacer una transición de ser perfectas para un niño pequeño a ser para un adolescente.

Una estantería o biblioteca se incluye  a menudo cuando se compra un juego de dormitorio para un niño. Si es así, esto elimina la preocupación de conseguir uno que combine con el resto de los muebles, aunque esto puede no ser suficiente. Puedes encontrar muchas opciones de estilos disponibles. Los modelos tradicionales pintados de blanco o con un acabado de madera natural son opciones seguras, pues suelen combinar muy bien con casi cualquier estilo. También puedes encontrar una amplia variedad de estanterías de colores pastel, de formas divertidas o pintados con motivos de personajes de dibujos animados que puedas imaginar, si es que deseas algo más específico.

Si el dinero es problema, encontrarás estanterías baratas de metal o de plástico, pero debes considerar seriamente la durabilidad esperada y la seguridad de los muebles para los niños. Es mejor invertir un poco más e incluso visitar tiendas de segunda mano. Muchas de las estanterías incluyen cestas o recipientes de plástico que caben en los estantes. Esta opción puede aumentar la vida útil de la biblioteca ya que a futuro se pueden extraer canastas para que la estantería sea más apropiado para un adolescente o adulto joven.

Siempre debes tener en cuenta la seguridad en la compra de muebles para niños. Los niños son inquietos, así que tarde o temprano querrán trepar por la biblioteca, por lo que es importante determinar las medidas preventivas para reducir el riesgo de lesiones.  Fija las estanterías a la pared con anclajes que soporten mucho peso. Asegúrate de que las baldas están unidas con firmeza y son lo suficientemente fuertes para soportar tanto al niño como los libros. Del mismo modo, comprar estantes cuya altura no supere por mucho la del niño reducirá la tentación de tratar de subir. Si quieres una estantería que pueda servirle a medida que crece, entonces puedes evitar colocar objetos en la parte más alta y luego comprar un banquito para que alcance con seguridad estos espacios.

Imágenes: Box4kids, Archiexpo, Momoy

Puedes seguir las respuestas a este post mediante nuestro RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio.

Articulos relacionados

Deja un Mensaje


Suscribirse

Ingresa tu e-mail:

Busca Decoraciones Infantiles

Enlaces Interesantes

Hazte Fan